abril 12, 2017 2 Comentarios

 

¡HOLA amigos del mundo del caballo!

 A medida que he aprendido más sobre el deporte (y también mientras escribo mis publicaciones), me he dado cuenta la importancia de que el equipo que usamos para nuestros caballos sea de óptima calidad. No sólo porque evidentemente estaremos cuidando su salud, sino que nos aporta seguridad, comodidad y un toque estético importante. Hoy os quiero hablar de los maravillosos sudaderos de LeMieux y porqué me han cautivado desde el momento cero.

 

En los años que llevo montando he pasado por mi buen repertorio de sudaderos malos. Esos que con el paso del tiempo se han roto, han perdido el color, o peor aún han causado daño en mi caballo o han desaparecido bajo mi montura. Sí, ¡¡¡desaparecido!!!

 

Los sudaderos reducen la fricción de la montura sobre el dorso del caballo y absorben el sudor protegiendo su piel y a su vez la montura. Aunque a veces tenemos la tendencia de complementar nuestros sudaderos con otro tipo de amortiguación, es importante que seamos cautelosos ya que pueden aportar inestabilidad a la silla. Los sudaderos LeMieux son los suficientemente versátiles como para proteger a nuestros caballos efectivamente.

 

Cuando comencé a montar, a parte de no saber la importancia que tenían estos “cojines de confort”, pensaba que cualquier mantilla podría funcionar en mi caballo. A medida que el tiempo pasaba me daba cuenta que mis sudaderos duraban apenas unos meses… Terminaban rompiéndose en la zona de la cincha o en los bordes.

 

También llegué a encontrar heridas en la cruz de mi caballo como consecuencia del roce y en algunos casos erupciones que provocaban comezón como consecuencia de reacciones alérgicas a los tejidos menos favorables.

 

La gota que rebasó el vaso fue un día que me encontraba montando cuando de pronto mi sudadero desapareció bajo mi silla. Se había resbalado y en cuestión de minutos había caído en algún lugar de la pista. Afortunadamente no llegué a causar heridas a mi caballo y la silla se mantuvo en su lugar… Pero, ese día aprendí que los sudaderos eran muy importantes y que debían cumplir una serie de requisitos como parte fundamental de la seguridad del jinete y del caballo.

 

Así me enteré que la marca LE MIEUX tenía unos sudaderos antideslizantes y hoy os quiero enseñar las ventajas de mi sudadero " LeMieux Tresse Dressage Square" y porqué me decanté por este modelo en concreto.

 

A un caballo tordo tan reluciente pensé que le iría bien el color azul marino así que primero vendamos utilizando las fantásticas vendas a juego.

Como podréis ver en la siguiente fotografía, una de las cosas que más me gustó de este sudadero es su elevación en la parte delantera del borrén de la silla, en forma de cisne. Con su estudiada ergonomía la cruz de nuestro caballo queda protegida y libre de cualquier rozadura.

 

Los sudaderos completamente rectos serán presionados y aplastados por la silla hasta causar dolor en diversas zonas del caballo, por eso es fundamental que esté un poco elevado. Además debemos tener en cuenta que hay caballos que tienen la cruz muy prominente…

Otra de sus beneficios son los prácticos y cortos velcros de sujeción a la anilla de la montura. De esta manera el sudadero queda sujeto en la parte superior frontal y nos libramos de posibles arrugas y por supuesto de que resbale hasta terminar en una posición incorrecta.

A parte de los velcros de sujeción, pasamos (como hacemos habitualmente) los latiguillos de la montura por el pasa cinchas y con su maravilloso refuerzo en la zona lateral inferior lo protegemos de roturas antiestéticas impidiendo que el sudadero se acabe rozando.

También os tengo que decir que este sudadero al tacto es no maravilloso sino ¡¡¡lo siguiente!!! Mientras su interior esta hecho en tejido bamboo, su sensación es comprable a la seda y el cashmere. Es a su vez transpirable, antimicrobiano y absorbe mucho sudor y humedad que absorbe y evaporiza hacia el exterior.

 

Una maravillosa opción sin duda alguna…

Ahora un poco de entrenamiento :)

Me despido con esta bonita foto de un caballo tordo “vestido” todo en azul donde se aprecia un factor que para mí y para los domeros, es importante, ¡la armonía!. Una imagen muy cuidada que sin duda Le Mieux nos ayuda a conseguir :)

 

Nos vemos en dos semanitasssssssssss

 

MUAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

 

Créditos de fotografías:

 

Alberto Hernández

 

Jorge Domingo

 

 

 

 

 

 


2 Respuestas

J.
J.

abril 21, 2017

Pues no conocía estos sudaderos, pero los voy a tener en cuenta en adelante :)

Lucía Ortiz
Lucía Ortiz

abril 20, 2017

¡Hola, bella!
muy interesante el post.
Tú como siempre preciosa. ;)

Besos!

Dejar un comentario

Apúntate
Tallas y Medidas