abril 27, 2018 1 Comentario

 

¡Hola a todos!

 

Hace un tiempo que me apetecía hablaros de algo completamente distinto... Algo de lo que yo también pudiera aprender a la par que lo escribo. Y es que desde siempre me han llamado mucho la atención los caballos de los Indios Nativos Americanos y su preciosa tradición llena de simbolismo, magia y mucha creatividad. ¡Espero os guste!

Miles de años antes de que Cristóbal Colón llegase a las Américas, un grupo distinto ya había descubierto la zona. Eran los ancestros de los actuales Indios nativos Americanos (Native Americans) que llegaron a través de un puente terrestre desde Asia y se asentaron en lo que hoy día es Alaska. Se estima que para la época en la que los europeos llegaron, ya había unos 50 millones de habitantes en las Américas, de los cuales 10 millones vivían en lo que hoy día es Estados Unidos. A medida que el tiempo transcurría estas tribus fueron desplazándose hacia el sur y hacia el norte abriéndose camino en las vastas tierras de Norteamérica.

 

Muchos de estos desplazamientos se hacían a lomos de sus caballos y como no, en ocasiones peleando y luchando en guerras a la par que se cazaban distintos animales que se utilizaban como alimento.

Y es que el caballo ha sido una pieza fundamental en el desarrollo de nuestro mundo. Gracias a él, la humanidad ha podido trabajar el campo y recorrer largas distancias en busca de mejores tierras y comida.

 

El indio nativo americano valoraba su caballo. Era su amigo, aquel que merecía respeto y admiración. Ir a la batalla era peligroso para él, pero también lo era para su caballo. Por lo tanto, utilizaban pinturas y simbología para hacer elogio a sus guías espirituales y como símbolo de protección para las luchas venideras.

Esta preciosa simbología se utilizaba en la piel del guerrero así como en la de su caballo.

Se creía que alguna de estas marcas atraería poderes naturales que convertirían al guerrero y su caballo en piezas inmortales.

También se utilizaba como símbolo de victoria tras una batalla. El propósito era celebrar el triunfo con la tribu desde la distancia.

Cada símbolo tenía un significado específico:

 

- El círculo alrededor del ojo alertaba la visión y el sentido del olfato del caballo.

- El Zigzag brindaría poder y rapidez al caballo.

- La flecha anunciaba la victoria de una batalla para que la tribu lo pudiese ver desde la distancia.

- La mano significaba que un enemigo había sido destruido.

La herradura se colocaba por cada animal al que se le había ganado en batalla.

Una preciosa tradición que permanece en los corazones de los actuales Indios Nativos Americanos y que a día de hoy sirve de inspiración para mies de diseñadores, decoradores, artistas y fotógrafos…

Por lo pronto me despido, pero espero os haya gustado esta publicación ;)

 

Yo me divertí muchísimo a lomos del Lusitano tordo, galopando como si el mundo se fuera a acabar…

 

¡¡¡Nos vemos de nuevo en dos semanas!!!

 

Os adoro ;)

 

 

 

 

Créditos:

 

Fotos: Ignacio Alvar Thomas

Instagram: @alvar_thomas Facebook: @ignacioalvarthomas

 

Look: Twins Stylist @stwinsstylist

 

Top rojo de Zara

 

Jeans de Silvian Heach

 

Vestido blanco de Silvian Heach

 

Botas de piel de Zara


1 Respuesta

J.
J.

mayo 15, 2018

Me encantó lo del significados de los símbolos!!

Dejar un comentario

Apúntate
Tallas y Medidas